imagen   40 millones de niños han aprendido a leer con Coquito’

“En 1947, después de graduarme como maestro, me asignaron el primer grado de primaria de una escuelita en Punta de Bombón, en la provincia de Islay (Arequipa), una de las mil que creó el presidente Bustamante y Rivero. Allí me di cuenta de que el castellano es una lengua privilegiada porque se lee como se escribe, un honor que solo ostenta el idioma finlandés. Sin embargo, estaba siendo mal enseñada porque se utilizaban métodos franceses y americanos, donde no hay concordancia entre la escritura y la lectura. Eso me animó a crear un nuevo sistema de aprendizaje de lectura. Así nació el libro Coquito”, afirma Everardo Zapata, quien con toda justicia recibió la semana pasada la Medalla de Honor del Congreso que honra así su trayectoria como docente.¿QUIÉN LO APOYÓ EN ESTA INICIATIVA?
Primero fueron los profesores de las 10 escuelas que había en Punta de Bombón, con los que me reuní cada 15 días durante siete años para repartirles separatas y darles indicaciones de cómo debían aplicar el plan lector con sus alumnos. Luego, tras sustentar el proyecto en Islay, el doctor Alejandro Pérez Aragón, abuelo del presidente Alan García, y en ese entonces supervisor de Educación de Mollendo, se interesó y me ofreció su apoyo para sacar adelante el libro en 1955. Acepté encantado.

¿QUÉ ES LO QUE DIFERENCIA A COQUITO DE OTROS TEXTOS DE APRENDIZAJE DE LECTURA?
Si quería crear un sistema nuevo de lectura, tenía que dejar de lado el silabeo y el deletreo. Coquito está hecho para un idioma transparente (el español y el finlandés). Por ello ha sido graduado, primero, con palabras directas; luego, con inversas. Sucesivamente le siguen las mixtas, las diptongadas, las trabadas y las complejas. Con este proceso de enseñanza, el niño jamás sufrirá de dislexia.

LAS FIGURAS QUE PRESENTA SU LIBRO SON INOLVIDABLES PARA LOS QUE APRENDIMOS A LEER Y A ESCRIBIR CON COQUITO…
Una imagen vale más que mil palabras. Ese es un axioma que no podía olvidar. Por eso creo que las ilustraciones son el complemento ideal para aprender a leer con Coquito. No podría suprimirlas.

COQUITO ACABA DE CELEBRAR SUS 56 EDICIONES, TODO UN RÉCORD. ¿HA IDO VARIANDO CON EL PASO DEL TIEMPO?
El método no podría variar porque es la esencia del libro. A lo largo de la historia, los métodos duran aproximadamente unos 500 años. Yo espero que el que se utiliza en el libro supere esa barrera. Lo que sí hacemos con el equipo con el que trabajo es incluir nuevas palabras como, por ejemplo, Internet.

POR SU EXPERIENCIA RECORRIENDO EL MUNDO Y OBSERVANDO MODELOS DE LECTURA, ¿ES MÁS FÁCIL APRENDER A LEER EN ESPAÑOL QUE EN INGLÉS?
Sí. Por la sencilla razón de que en el castellano se lee como se pronuncia. Las lenguas ‘opacas’ (en las que no hay concordancia entre la lectura y la escritura), como el inglés, tienen mayor preponderancia en el mundo solo por la influencia norteamericana y porque los gobiernos latinos no apuestan por los métodos de sus educadores.

¿SE NECESITA UNA CAPACITACIÓN ESPECIAL PARA ENSEÑAR A LEER CON COQUITO?
Para nada. Incluso, no se necesita ser docente para enseñar a leer con el libro porque todo está graduado al milímetro. Otro detalle es que en el libro Coquito siempre van a encontrar sustantivos del habla familiar y escolar, para una lectura comprensible desde el primer momento.

¿HASTA QUÉ AÑO SE DEDICÓ A LA DOCENCIA?
Me retire en el año 1977, después de servir 29 años en el magisterio. Mi última clase fue en el Colegio Nacional 938 de Arequipa. Siempre enseñé al primer grado de primaria. No podía ser de otra forma, ¿no cree? Por eso me considero el más grande repitente de primer grado (ríe). Solo una vez pisé un salón de tercer grado de primaria.

¿CUÁNDO SE DIO EL BOOM DE COQUITO?
Luego de la sexta edición se comenzó a vender en Chile, Ecuador y Colombia. Luego nos lo pidieron de Venezuela, Bolivia y, después, de países centroamericanos, menos de México, donde son muy nacionalistas. Luego hemos entrado al mercado de los Estados Unidos, donde los padres de familias hispanas lo compran para que sus hijos aprendan su lengua materna. Incluso hemos lanzado en Uruguay una edición en el idioma Braille. En general, son más de 40 millones de niños de 15 países de habla hispana los que han aprendido el español con el libro Coquito.

¿SE PUEDE APLICAR EL MÉTODO QUE SE UTILIZA EN COQUITO PARA APRENDER A LEER Y A ESCRIBIR EN OTROS IDIOMAS?
No. El español se puede aprender en dos meses porque se lee como se escribe. Otros idiomas demandan hasta 15 meses por la complejidad de que se escribe distinto a como se pronuncia.

UNA CURIOSIDAD, ¿COQUITO EXISTE?
Sabía que me preguntaría eso. ‘Coquito’ les dicen a los que se llaman Jorge, como uno de mis hijos, cuando son niños. Es una palabra sonora, y a mi editor le gustó.

CUÉNTEME LA ANÉCDOTA QUE MÁS RECUERDE
En Estados Unidos, mientras mi familia compraba en los malls, los empleados me comentaban que habían aprendido español en tres meses con Coquito. Yo no decía nada. Mi hijo escuchaba asombrado. Ahora él vende el libro en el estado de California.

Artículos de interés