educacion

Ningún director de colegio puede impedir la matrícula de un estudiante porque le cae mal o porque es problemático, afirmó hoy el viceministro de Gestión Institucional, Fernando Bolaños, al ser consultado por la denuncia de supuesta discriminación por el color de piel en el colegio de la Policía Alipio Ponce.

El funcionario manifestó que su portafolio averiguará si en este caso hubo mal manejo del director y pidió a los directores de colegios públicos en general actitud de servicio y orientación a los padres de familia, ya que “nadie es dueño de nada y además se trata de un servicio público”.

En la víspera, la madre de familia Rosa Elena La Torre denunció que Jairo Sandoval, director del colegio Alipio Ponce de Barrios Altos, le dijo textualmente que le quitaba la vacante de su hijo de 15 años “por ser negro” y porque tiene problemas de conducta. El menor no tenía cursos desaprobados, pero en conducta lo calificaron con “C” al final del año.

Al respecto, Bolaños indicó que los escolares son traviesos en general y eso es hasta cierto punto normal, aunque reconoció que hay casos serios que requieren ayuda profesional y apoyo de la familia, lo cual debe ser promovido desde el colegio.

“No obstante, si no hay una razón fundada, el director no puede impedir la matrícula solo porque le cae mal o porque es problemático, eso es imposible”, indicó a la agencia Andina.

Si el menor cumplió con aprobar sus notas y los requisitos que se requieren, debería ser aceptado; a ningún niño se le puede privar la matrícula, puntualizó.

Fuente: Andina

Artículos de interés

DEJA UNA OPINIÓN

Deja tu opinión