educacion

1. Que no se repita la historia. Cuando ingresé a la enseñanza, el director de estudios del colegio, hizo referencia al currículo de la especialidad y que debería proveer de la bibliografía idónea. El equipo de docentes sin embargo no fue advertido de los cambios que se venían dando a nivel curricular y que los docentes nos enterábamos por el sindicato o por diarios que llegaban de vez en cuando. Los docentes deberíamos proveernos de los medios y de apoyarnos con los docentes de experiencia para el diseño del plan de trabajo y de los materiales para realizarlo.

Una directiva, llegada a mediados de marzo, reproducida a mimeógrafo, daba cuenta de las modificaciones/cambios realizados en el currículo. Algunos docentes teníamos preguntas técnicas que requerían reflexión para su desarrollo. Nadie de las autoridades representantes del Ministerio, especialistas, acudían a nuestra solicitud. Realizábamos las adecuaciones de acuerdo a nuestro saber y entender. Sin duda otros tiempos donde la tecnología no llegaba a la educación y la comunicación oficial era administrada por la autoridad pertinente,

¿Por qué este recuerdo? A propósito del nuevo Marco Curricular, deseamos que no se repitan formas y estilos tradicionales que se han venido utilizando en nuestro maltratado sistema educativo nacional.

Muchos de los fracasos educativos se deberían a que los olvidados en las reformas realizadas han sido los docentes. Ellos fueron formados, pero en cuanto a los cambios realizados, sucede lo que decía Jackson (1986), no existe una definición de la enseñanza válida para todos los tiempos y todos los lugares”. Pareciera que las autoridades se olvidan que la enseñanza es transformadora en el quehacer de los alumnos e influye en la sociedad.

Los docentes hoy casi no disponen de tiempo para dedicarse al trabajo en equipo, menos para atender individualmente a los alumnos, asesorar a grupos de trabajo, tratar con los padres de familia. Si a ello le sumamos que la infraestructura escolar sigue siendo la misma donde él aprendió las primeras letras, donde existen carpetas bipersonales, pesadas, poco adecuadas para trabajar en grupo, que no pueden contar con la tecnología que tanto se predica pero no se piensa que ella debe estar al servicio de y no para domesticar al alumno. El diseño de los locales escolares ha cambiado y sin embargo, eso no se tiene en cuenta. Esperemos que las nuevas construcciones educativas y el mobiliario escolar sigan las recomendaciones de la UNESCO, que es pertinente que los docentes las conozcan. Aquí unas direcciones electrónicas para conocer sobre el tema:

Si bien esto es un reclamo en la parte material, en lo pedagógico debería ir acompañado por una asistencia técnica permanente, durante un año, a los docentes en las instituciones educativas, para la aplicación del Marco Curricular. ¿Qué estrategia se piensa seguir? Esperemos se haga con el mismo afán que se pone en mejorar la gestión.

2. Rescatar la creatividad. El Marco Curricular es una ruta, un camino a seguir para alcanzar el conocimiento y el objetivo del nivel de estudios. La creatividad es una de las competencias que deberíamos recuperar en la docencia y no la repetición de textos y contenidos; de problemas, de diseños. En cada clase debería recrearse la metodología, la didáctica, para interpretar los contenidos de acuerdo al grupo de alumnos que compongan el aula.

El desarrollo de las clases debería ser un reto a la creatividad permanente y no una repetición cansina de lo que se presentó el año o la hora anterior. Pero ¿cómo se aprende eso? Con un poco de constancia pues la creatividad es la capacidad de imaginar y de crear, encontrar una solución original a un problema, un salir de la rutina, es decir, de la manera de hacer las cosas, y descubrir nuevas formas de presentar conceptos, problemas, nuevas, formas de actuar, de enfocar y construir ideas o conceptos. ¿Todos podemos ser creativos?

Sí. Todos tenemos esa capacidad, solo necesitamos ejercitarla y se podría saber presentar los contenidos de clase de diversas maneras, componer música, hacer diseños, pintar cuadros. Todos tenemos una capacidad desde que nacemos, igual que el hablar. Solo debemos desarrollarla.

Todos siendo niños hemos sido creativos pero a medida que crecemos se han generado miedos en nuestro interior, vergüenzas, perturbación al rechazo, al que dirán, a normas establecidas de cómo deben estar hechas las cosas. Todo esto traba nuestra creatividad. Es necesario perder el miedo a experimentar, a equivocarse, a intentar ver los problemas desde otra perspectiva.

Por ello, para descubrir y desencadenar la creatividad se utilizan como técnica el juego. El juego permite contar con nuevas formas de explorar la realidad y tener un repertorio de estrategias diferentes para operar. Crea espacios para lo espontáneo, frente a un mundo que se maneja con reglamentos, directivas, normas. Los juegos permiten descubrir nuevas maneras de imaginar, pensar alternativas para enfrentar un problema, desarrollar diferentes modos y estilos de pensamiento que se enriquece y diversifica en el intercambio con los compañeros. Así van surgiendo con nuestra imaginación, caminos nuevos. Si perdemos, si no funciona nuestra solución, volvemos a empezar y no ha pasado nada. A intentar de nuevo.

3. Si cambia el marco ¿no debería cambiar la formación docente? Hemos tratado sobre lo que implica cambiar el enfoque de los contenidos al aplicar el nuevo marco curricular. Cabe señalar, además, sintonizar la formación de los docentes para que estén acordes con lo que significará asumir nuevas responsabilidades, redefinir su desempeño en función de alcanzar aprendizajes para el desarrollo personal y para la vida.

En la formación docente es importante dedicar un tiempo y espacio para constituir la personalidad creativa que es aquella que constantemente se recrea, se vuelca en ser única y original en lo que se realiza. Por ello, una personalidad creativa da como resultado el descubrir la vena artística –en escritura, en pintura, en música o en cualquier requerimiento- Por ello el Dr. Peñaloza no se cansaba en decir que el maestro además de pedagogo era un artista, pues deben tener una personalidad creativa, que lo hace diferente a los demás profesionales. El maestro aporta la singularidad para tratar un tema en la diversidad.

En los últimos años la formación docente, por su enfoque demasiado escolarizante, ha hecho perder en el futuro docente su capacidad creadora. El problema de la creatividad viene acaparando la atención, no solo de psicólogos, y de otros especialistas, que la han reconocido como uno de los elementos claves para resolver los múltiples problemas que se afrontan para alcanzar mejoras en el aprendizaje.

Un maestro en formación debería contar con el tiempo suficiente y la asesoría que se requiera para elaborar su plan de trabajo, sus unidades de aprendizaje, contar con el repertorio de materiales con que cuentan las instituciones educativas y una visión general de la dotación de laboratorios, museos, etc. que el Estado les brinda como soporte.

Esta planificación y desarrollo de la práctica, donde se descubren y transmiten no solo conocimientos sino formas de desempeño, deberían contar tanto con asesores, como con el tiempo y los requerimientos necesarios. No se trata de suplir con capacitaciones en servicio aquello que debió adquirir el futuro docente en su etapa de formación. ¿A un médico se le permitiría ejercer la profesión sin haber previamente cumplido con sus horas de turnos, y el haber pasado por las distintas etapas de su formación? ¿Puede un médico recibir su título y desempeñarse en un consultorio sin haber aprobado todos los ciclos de formación y práctica? La formación en servicio del docente, que se brinda, no es para completar su formación, sino para profundizar sus conocimientos y aprendizajes. Sería conveniente que al cambio del marco curricular, además se realicen cambios urgentes en la formación inicial docente.

Fuente: http://foroeducativo.com/cambios-en-el-marco-curricular-y-en-la-formacion-docente/

Artículos de interés

DEJA UNA OPINIÓN

Deja tu opinión