salud

Al menos 150 casos de melanoma, el tipo de cáncer a la piel más letal, se detectan cada año en el Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas (INEN), informó Henry Gómez, jefe de la Dirección de Medicina y oncólogo de esa entidad.

Indicó que de la totalidad de casos registrados, la mitad se presenta en regiones altoandinas debido, entre otros factores, a la desinformación sobre esta complicada enfermedad.

“La población de provincias está expuesta debido a la altura y factores geográficos que incrementan la exposición a la radiación solar. Si a eso le sumamos la poca información al respecto que hay en esas zonas, hablamos de una bomba de tiempo muy peligrosa”, manifestó el oncólogo.

El otro factor según Gómez, es la predisposición genética, como en la mayoría de enfermedades. “Si hay alguien en la familia que ha padecido este mal es posible que los descendientes también lo hagan, lo que nos guía a tomar las precauciones y cuidados respectivos a temprana edad”, anotó.

El especialista mencionó que si bien los casos de melanoma tienen una incidencia menor en comparación a otros tipos de cáncer, la peligrosidad de este tipo de neoplasia radica en su letalidad.

“El problema en nuestro país es que de cada diez pacientes de melanoma, cinco mueren. Esto es una cifra muy alta en comparación con otros países de la región, en la que la tasa de mortalidad por la enfermedad es del 20 por ciento”, señaló.

Indicios y tratamiento

Gómez sostuvo que este mal, que se produce con la creación de células malignas en las células de la piel conocidas como melanocitos, tiene diferentes formas de reconocerse en sus primeras etapas.

“Los primeros indicios se presentan en la piel y en la mucosa. En la piel se da en las palmas de los pies o en las manos con mayor regularidad, pero puede ser en cualquier lugar, no nos descuidemos”, afirmó.

En el caso de la aparición en la mucosa, detalló que el melanoma se presenta tanto en la boca, en el intestino o en los ojos. “Inicialmente se reconoce con la modificación de la forma de un lunar que ya teníamos o la aparición brusca de uno nuevo”, dijo.

Sobre el riesgo en los lunares, el experto manifestó que hay tres aspectos que se debe observar con mucha atención: la asimetría, el contorno y el color.

“En la asimetría, nos referimos a que si ‘partimos por la mitad’ un lunar, debe tener la misma forma y dimensiones en ambos lados. El contorno, por otro lado, debe ser uniforme y no puede mostrar irregularidades.

Finalmente, en el color nos referimos a que sea de uno solo, o que no cambie de manera paulatina o repentina”, aseveró.

El jefe de la Dirección de Medicina del INEN explicó que en una etapa temprana se puede tratar esta mal mediante una cirugía. “En casos avanzados hablamos de la inmunoterapia, la quimioterapia (que no suele ser muy efectiva en este tipo de cáncer) y la terapia biológica”, reveló.

Explicó que la inmunoterapia consiste en una aplicación de drogas de forma gradual que despierta las defensas y al sistema inmunológico y es la que, luego de un tratamiento de meses, puede llegar a salvar la vida de las personas.

En tanto, la terapia biológica es similar, pero su máxima efectividad es de ocho meses, por lo que no es una solución permanente, agregó.

Como en otros tipos de cáncer, el precio de los tratamientos para el melanoma es muy costoso, dado que involucra un soporte paralelo como son los analgésicos, terapias de apoyo y movilización, remarcó Gómez.

Fuente: Andina

Artículos de interés

DEJA UNA OPINIÓN

Deja tu opinión