imagen   Centros poblados de Nuevo Cañete, Nuevo Ayacucho, Brisas de Concón, Santiago Apóstol y El Trébol del Pacífico tendrán constancia de posesión

Con bailes y cánticos los pobladores de San Vicente de Cañete celebraron la aprobación del proyecto de ordenanza que les exonerará el pago por constancias de posesión y permitirá el acceso a servicios básicos. La medida beneficiará directamente a los.

Estos beneficios se dieron a conocer durante la última sesión ordinaria del concejo municipal de Cañete.

Serán propietarios

Una vez puesta en vigencia la norma, los pobladores tendrán dos meses para solicitar el documento en la Municipalidad Provincial de Cañete. La comuna verificará el estado de la vivienda para otorgar la constancia que los acredite como propietarios. Este documento les servirá para firmar el contrato del servicio de energía eléctrica. Esto se da en el marco de la próxima culminación del proyecto del sistema eléctrico rural Pampa Concón-Topará financiado por el Ministerio de Energía y Minas.

Alfredo Marquina, presidente de la asociación de pobladores de Nuevo Cañete, detalla que las labores a cargo del Consorcio Alfa culminarían en julio y luego pasarían a manos de la empresa Adinelsa, que se encargará de la administración y el mantenimiento de las redes.

“Nuevo Cañete no cuenta con ningún servicio básico”, comenta Marquina. En los últimos tres años, esta zona ha logrado superar su precaria situación. Sin embargo, el proceso de mejora continúa.

El dirigente afirma que los pagos por el servicio de luz son exorbitantes. Por ello, las familias usan velas o grupos electrógenos por las noches, lo que representa un gasto de 7.30 soles diarios por familia.

Por esta razón no cuentan con electrodomésticos. “Tienen que consumir sus alimentos el mismo día”, detalla.

Similar es el gasto del servicio de agua. Cada cilindro cuesta cerca de tres soles y semanalmente cada familia debe comprar doce recipientes de agua. Ellos cuentan los días para que esta situación termine.

Marquina además asegura que la ordenanza les brindará nuevas oportunidades, ya que luego de que se concluya con el tendido de cables e instalaciones eléctricas domiciliarias se iniciarán las gestiones para el proyecto de agua, alcantarillado y, finalmente, de saneamiento físico legal.

 Contra la pobreza

Para la alcaldesa provincial de Cañete, María Magdalena Montoya, la aprobación de este proyecto es un gran paso en la lucha contra la pobreza. “Estamos atendiendo los pedidos de la población en relación con los servicios básicos. Ellos necesitan las constancias de posesión”, precisa. Durante la sesión de concejo, los regidores ratificaron su compromiso con los ciudadanos. “Estamos aquí para mejorar el nivel de vida de los pobladores”, afirmaron.

En todo ese tiempo, sus moradores han luchado por superar sus carencias y concretar esta ordenanza. Finalmente lo lograron tras diez años de posesión en esos terrenos.

“Antes la situación era incierta, ahora se avanza con mayor seguridad”, resalta Marquina.

Fuente: La República.pe

Artículos de interés