Cerca de 300 medicamentos se falsifican en nuestro país

0
1152

Las pastillas de Panadol y Apronax son las que más se adulteran en el país. En La Libertad, Lambayeque y Piura se han incautado cerca de cuatro toneladas de remedios ‘bamba’.

Ahora que se avecina el frío, tenga mucho cuidado con lo que toma para contrarrestar la tos o la gripe. Podría tratarse de una pastilla falsificada, que le entregan en una bonita caja y con el nombre de una marca conocida.

Hay 288 remedios que son fraguados en el Perú. La lista la encabezan las tabletas de Panadol Antigripal, Apronax de 550 miligramos, Bactrim F de 800 y 160 miligramos y Dolocordralán Extra Forte, seguidas de cápsulas de Uropol Forte N y comprimidos de Megacilina.

La Dirección General de Medicamentos, Insumos y Drogas (Digemid) reportó que los productos que más se falsifican son los antibióticos y los analgésicos, que en algunos casos son elaborados con yeso y talco. Incluso, muchos timadores engañan al público porque los remedios vencidos los hacen pasar como recién salidos del laboratorio.

ALERTA CON INYECTABLES

El año pasado se decomisó, en todo el país, 362 mil 156 fármacos con diversas observaciones sanitarias. La gran mayoría eran productos que habían caducado y que estaban en mal estado de conservación. Más del 3 por ciento de ese grupo resultó ser muestra médica. Sin embargo, lo más alarmante fue el reciente hallazgo de inyectables llenos de agua o aceite, especialmente anticonceptivos.

“Eso es muy peligroso porque el contenido va directo a nuestro torrente sanguíneo y puede ocasionar un paro cardiaco”, alertó Vicky Roxana Flores Valenzuela, directora ejecutiva de Control y Vigilancia Sanitaria de la Digemid. La especialista dijo que los falsificadores reciclan viejos envases para llenarlos con cualquier cosa, menos con un medicamento.

“Por eso, es recomendable romper las botellas y las cajas de los remedios luego de usarlos. Ahora último hemos encontrados champús que eran agua con detergente”, afirmó.

NADIE EN LA CÁRCEL

Según el Código Penal, una persona que falsifica fármacos puede ser condenada con prisión efectiva de 8 a 15 años. No obstante, aún no se han registrado detenidos por este delito.

“Cada año crece la venta de esos productos y hay poca cultura sobre dónde comprar productos de calidad”, sostuvo Vicky Flores, funcionaria de la Digemid.

Incluso, a pesar de que se han encontrado fármacos robados del Ministerio de Salud, Fuerzas Armadas, Policía Nacional y Essalud, no se ha denunciado a las personas que los tenían en su poder.

Para Flores, la Fiscalía debería actuar de oficio y no esperar a que una persona afectada haga la denuncia.

Asimismo, indicó que la mayor parte de medicamentos de origen ilegal, que se venden en el interior del país, proviene de Lima.

Fuente: Perú 21