bacteria

La súper bacteria del sexo: otra razón para practicar sexo seguro

Hasta hace unos años, la gonorrea, una enfermedad de transmisión sexual, podía curarse con antibióticos, pero con el tiempo ha ido cobrando cada vez más fuerza. Los rumores de casos infectados con una cepa extremadamente resistente, la bacteria Ho41 (o súper-bacteria del sexo), vuelven a despertar el temor de que llegue el momento en que esta enfermedad no se pueda curar. Descubre cómo, entre todos, podemos detener el avance de esta “súper bacteria”.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año 106 millones de personas se contagian de gonorrea, una enfermedad de transmisión sexual (ETS) causada por una bacteria llamada Neisseria gonorrhoeae. Si no se trata adecuadamente puede causar una infección dolorosa, infertilidad y, en algunos casos, una inflamación en el cerebro que puede ser mortal.

Esta enfermedad se conoce desde la época medieval y en aquel entonces era incurable. Recién a partir de la década de 1940, con la aparición de la penicilina y otros antibióticos, se comenzó a tratar con efectividad. Desde esa fecha, la bacteria ha ido mutando (cambiando) y se ha vuelto cada vez más resistente a los antibióticos que podían combatirla. Es decir, se ha vuelto más fuerte y entonces ha sido necesario usar medicinas cada vez más potentes para curarla.

El primer caso de gonorrea más fuerte, resistente a todos los antibióticos conocidos, se detectó en Japón en el año 2011. Se trató de una cepa de la bacteria denominada H041, que se dio a conocer como la “súper bacteria del sexo” (sex superbug), justamente por ser tan potente.

Luego, varios países como Australia, Francia, Japón, Noruega, Reino Unido y Suecia, han reportado casos de gonorrea resistentes a las cefalosporinas, que son los antibióticos más potentes que existen en la actualidad para combatir esta enfermedad. Y ahora, se han detectado dos casos nuevos en Hawaii, donde inicialmente se pensó que nuevamente se trataba de la súper bacteria H041, aunque luego se confirmó que no era así.

Más aún, ante los temores que despertó esta posibilidad, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por su sigla en inglés) aclararon que la mención de la cepa H041 en muchos artículos y noticias “se refiere al caso identificado en Japón hace unos años. La cepa H041 no ha sido detectada desde entonces y nunca se ha reportado en los Estados Unidos”.

Imagínate, la noticia ha despertado temor y muchos medios han mencionado que esta enfermedad podría ser más potente que el virus del SIDA, en relación a la velocidad con la que se podría expandir una gonorrea resistente a los antibióticos disponibles. Sin embargo, los CDC, aunque reafirman su preocupación sobre la amenaza de que esta bacteria se vuelva resistente, aclaran que los tratamientos actuales recomendados todavía son efectivos en Estados Unidos.

Además, actualmente no es común que la gonorrea lleve a la muerte. Sin embargo, los especialistas advierten que no se sabe qué puede ocurrir si se deja de tratar esta enfermedad y tampoco qué sucederá si la gonorrea se vuelve incurable. Lo más desalentador es que algunos especialistas consideran que no falta mucho para que eso ocurra y hasta han puesto como una posible fecha el año 2015.

La forma de evitar la enfermedad es adoptando medidas de precaución y realizarse análisis de sangre a ambas personas de una pareja antes de iniciar una nueva relación.

¿Tenías idea de esta situación? La gonorrea es sólo una de las ETS (enfermedades de transmisión sexual) que pueden poner en riesgo tu salud y hasta tu vida. Recuerda que la mejor forma de combatirla es tratando de evitar su contagio. ¿Cómo? Practicando sexo seguro a cualquier edad. Para protegerte sigue las siguientes recomendaciones:

-Mantén relaciones sexuales sólo con otra persona que no esté infectada, que sólo tenga sexo contigo y que no use drogas intravenosas (inyectables).

-Usa siempre condones si no tienes una pareja estable. Úsalos también si tienes dudas de si tu pareja tienen alguna ETS o de si tiene relaciones sexuales con alguien más o si no estás completamente segura(o).

-Si eres mujer y tu pareja se niega a usar un condón, usa un condón para mujeres. No son tan efectivos como los de los hombres, pero ofrecen cierta protección.

-No dejes que la sangre, el semen, la orina, el flujo vaginal o la materia fecal de nadie penetre en tu ano, tu vagina o en tu boca.

No te descuides, ya que como dice el refrán “cuidarse es quererse”, y si lo haces podrás seguir disfrutando de tu salud, de los beneficios del sexo y de una vida sexual plena.

Fuente: sexualidadenfamilia.com

Artículos de interés

DEJA UNA OPINIÓN

Deja tu opinión