el higado

EL HÍGADO
– Su función es almacenar y conservar la sangre. Regula la cantidad de sangre puesta a disposición de las distintas actividades del organismo. El hígado es el estratega que planea el conjunto de actividades del organismo. Cuando la actividad muscular es intensa, el hígado cede parte de la sangre almacenada a los músculos. Si no cumple esta función aparecen calambres musculares, cansancio, menstruaciones cortas o ausencia de ellas.
– Controla los músculos y tendones: cuando nuestro hígado funciona correctamente podemos correr y saltar sin ninguna dificultad; en cambio, si el hígado está alterado aparecen temblores, contracturas o calambres, tics, dolores articulares y musculares, hipertensión y migrañas.
– Controla la visión y los movimientos oculares. Si el hígado se debilita, la nutrición de los ojos será débil y aparecerán: ojos secos y rojos, visión borrosa, miopía, hipermetropía, etc. 
– Su energía se manifiesta en las uñas. Cuando el hígado está débil: las uñas son delgadas, frágiles, secas, deformadas y se astillan.

– Lo que le desagrada al órgano del hígado es la tensión, pero si se ingiere alimentos dulces se relajará esa tensión.
– El canal de hígado se comunica con la vesícula biliar
– A nivel psíquico: rige la memoria inconsciente, la imaginación (el hígado es el gran estratega), la iniciativa, la ambición y el deseo. Cuando su energía es excesiva aparece la ira, los celos y la irritabilidad. Cuando está debilitado aparece la falta de imaginación, incoordinación de ideas, poca iniciativa, estados de ansiedad y frustración, pesadillas al dormir, susceptibilidad emocional.

Una persona propensa a la ira suele ser irritable, un rasgo común entre los que sufren de cáncer gastrointestinal. Otra característica negativa cuando la energía del canal del hígado está bloqueada es el egoísmo, la persona sólo se preocupará por sí misma y sus intereses, en cambio, si la energía del hígado fluye libremente, la persona se preocupará sinceramente por los demás.

Cuando el hígado se encuentra sano la persona es generosa, amable, perseverante, paciente y creativa, la convivencia con sus parientes es respetuosa, posee capacidad para transformar lo negativo en positivo y le nace algún tipo de interés por el arte.

Una caminata diaria de quince minutos por un parque levantando las manos y dejándolas caer cada diez pasos o ir al campo ayuda a descongestionar el meridiano del hígado.

Un vaso con extracto de piña (no ácida, sino dulce) en ayunas mejora la energía del hígado y mejor aún si le agrega un trozo de sábila

El hígado se comunica con la vesícula biliar, a quien corresponde el poder de decisión; es decir, la energía del hígado crea el plan o estrategia y la decisión final corresponde a la vesícula. Ambos mantienen relaciones tan estrechas que sus patologías se enlazan o están en continuidad a menudo. En la antigua China taoísta, cuando un hombre era decidido y no dudaba, se decía: ” ese hombre posee una gran vesícula”

Artículos de interés

4 OPINIONES

  1. EXCELENTES ARTÍCULOS, MUY INSTRUCTIVOS Y CON UN LENGUAJE TAN CLARO, QUE ES COMPRENDIDO FÁCILMENTE.LLEGANDO AL NIÑO Y AL ADULTO.GRACIAS POR HABER PERMITIDO LLEGARA A UDS.

  2. respecto a no enseñar literatura no estoy de acuerdo puesto que dónde quedaría lo sublime,la epopeya,la creatividad, los valores, es decir como hacer partícipes de lo real y lo imaginario.y como demostrar que los extremos o anti-valores son peligrosos siendo objetivos y concretos propiciaría la frialdad, lo material, etc bueno hay que analizar qué clase de ciudadanos queremos formar.

Deja tu opinión