“Cumpleaños de la Virgen María”

0
1909

La Virgen María es Madre de Dios y madre nuestra. Nunca podemos sentirnos solos, tenemos una Madre buena que nos cuida y protege, hoy en todo el mundo salen muchos detalles de cariño, como el rosario de aurora, el ángelus, la Santa Misa, procesiones, jaculatorias…. ¿Qué hijo no hace lo mejor que tiene para alegrar a su Madre en su día?. Eso hacemos nosotros los cristianos. Todos son detalles de amor y cariño a la persona más importante después de Dios. Las apariciones de la Virgen María en diversas partes del mundo son muestras de amor hacia nosotros que somos sus hijos. Apariciones en momentos difíciles que el mundo estaba pasando y por lo tanto todas las personas también lo estaban pasando. Por ejemplo Fátima en Portugal en plena guerra Mundial.

El nacimiento de la Virgen María tuvo privilegios únicos. Ella vino al mundo sin pecado original. María, la elegida para ser Madre de Dios, era pura, santa, con todas las gracias más preciosas. Tenía la gracia santificante, desde su concepción.

Después del pecado original de Adán y Eva, Dios había prometido enviar al mundo a otra mujer cuya descendencia aplastaría la cabeza de la serpiente. Al nacer la Virgen María comenzó a cumplirse la promesa.

La fiesta de la Natividad de la Santísima Virgen María se comenzó a celebrar oficialmente con el Papa San Sergio (687-701 d.C.) al establecer que se celebraran en Roma cuatro fiestas en honor de Nuestra Señora: la Anunciación, la Asunción, la Natividad y la Purificación.

Se desconoce el lugar donde nació la Virgen María. Algunos dicen que nació en Nazaret, pero otros opinan que nació en Jerusalén, en el barrio vecino a la piscina de Betesda. Ahí, ahora, hay una cripta en la iglesia de Santa Ana que se venera como el lugar en el que nació la Madre de Dios.

La atleta etíope Meseret Defar protagonizó uno de los momentos más emotivos de las Olimpiadas de Londres 2012 cuando al cruzar la meta en la final femenina de los 5000 metros planos y hacerse de la medalla de oro, sacó de su pecho una imagen de la Virgen María, la mostró a las cámaras y se la uso en el rostro en un momento de intensa oración.

La corredora etíope Meseret Defar, al ganar la medalla de oro en los 5,000 metros en la olimpiada de Londres 2012.

Defar, católica ortodoxa, encomendó su carrera a Dios con la señal de la cruz y completó la distancia en 15:04:25, venciendo a su compatriota y tradicional rival Tirunesh Dibaba, quien llegó como favorita de la prueba.

Con lágrimas de emoción, Defar mostró al mundo la imagen de la Virgen con el Niño Jesús en brazos que la acompañó en todo el recorrido.

Durante toda la carrera, tres corredoras etíopes y tres de Kenia se disputaban los primeros lugares, Defar aceleró en el último tramo y logró separarse del grupo.

Feliz día Madrecita del Cielo. Una fecha tan importante para que todos nosotros demostremos nuestro amor en primer lugar a Jesús en la Eucaristía, participando bien de la Santa Misa, recibiendo Jesús en la Eucaristía y rezando bien el santo Rosario y el Ángelus.

Fuente: Padre Felipe Manco Francia