e

Conoce la destacada labor del profesor de Ciencia, Tecnología y Ambiente del Colegio Kumamoto I de Puente Piedra (UGEL N° 04), Alberto Pariona Llanos, quien con su destreza y conocimientos, forma parte de una élite de 600 docentes que tiene el Ministerio de Educación para ofrecer apoyo tecnológico a los maestros de todo el territorio nacional

Por iniciativa personal, ha diseñado el portal www.usaticperu.org solo para los profesores del país. Kumamoto I no es un lugar del Lejano Oriente. Es una escuela ubicada en las orillas del río Chillón, a la espalda de un moderno cementerio. De 1 a 6 de la tarde, un profesor que enseñó hasta ajedrez en una escuela pública a orillas del Huallaga, en Huánuco, hace una década, tiene la misión de acercar la tecnología e internet a maestros de Lima y el país.

Alberto Pariona Llanos, a sus 41 años, es el encargado del aula de innovación del colegio 3092-Kumamoto I. Allí puede encontrarse computadoras, internet, laptops y toda la tecnología necesaria para que los profesores y alumnos del plantel los usen como recursos de formación y aprendizaje.

“Mi tarea es que los equipos funcionen, los profesores manejen plataformas de comunicación como el Wiki, que les permite enseñar a sus alumnos a buscar contenidos, trabajar en red durante la clase”, comenta este docente con especialidad en biología y química, que gracias a una curiosidad genética es un autodidacta de las tecnologías de información e internet.

Sin embargo, Alberto no imaginó que se convertiría en un experto de estas lides. Su pasión original fueron las ciencias naturales: biología y química. Sus progenitores se la reforzaron comprándole equipos.

Pericia natural

“Me dedicaba a analizar las alas de las mariposas y compartía mis descubrimientos con mis compañeros de clase”, recuerda, al igual que los días que acompañaba a su padre a comprar las diversas herramientas de trabajo que le facilitaban reparar las cosas.

Con esa experiencia filial, en paralelo empezó a armar y desarmar todo lo que llegaba a sus manos, y su padre, cómplice del ingenio, le compró su primera computadora: una XT.

“Al notar esta inquietud, mis padres me renovaban cada año la computadora”, menciona.

Por esa pericia innata, él y tres docentes de la Unidad de Gestión Educativa Local N° 4 (Comas, Carabayllo, Puente Piedra y Ancón) tienen a su cargo cada uno 10 escuelas, en donde capacitan a los profesores.

“Me siento parte de una élite porque tengo el privilegio de ser uno de los 600 docentes que enseñan cómo conectarse a las antenas parabólicas en las áreas rurales, ya que no llega internet por cable. Hasta de Chosica me llaman para solucionar problemas”, afirma.

Fuente: El Peruano.pe

Artículos de interés

DEJA UNA OPINIÓN

Deja tu opinión