Docentes reclaman al Estado el pago de beneficios sociales por luto, sepelio, preparación de clases y otros

0
1629

Los maestros del Sindicato Unitario de Trabajadores en la Educación del Perú (Sutep) de la región Cusco acataron el octavo día de huelga indefinida. Ayer, con la llegada de maestros de las provincias altas: Chumbivilcas, Canas, Espinar y Canchis, pareció reforzarse la medida de fuerza que en la Ciudad Imperial es acatada parcialmente.

Al menos mil docentes divididos en tres grupos intentaron tomar las instalaciones del Aeropuerto Internacional Alejandro Velasco Astete. Fue necesario que los agentes del orden utilicen bombas lacrimógenas para replegar a los quejosos, en tanto ellos respondieron con piedras, las mismas que fueron lanzadas causando destrozos en las viviendas de la avenida que lleva el nombre del terminal aéreo.

Cerca de dos horas las vías de acceso al aeropuerto fueron tomadas por los manifestantes ocasionando caos vehicular y peatonal. Un grupo de huelguistas hicieron su ingreso por la avenida 28 de Julio, otro por la Vía Expresa, pero el más numeroso lo hizo por Hilario Mendívil.

Los policías solo permitían el paso de algunos vehículos, sobre todo de aquellos que llevaban turistas al terminal aéreo; sin embargo, en un descuido los manifestantes corrieron hacia la puerta principal, desatándose el desorden y el enfrentamiento entre maestros y agentes. Este panorama se repitió en más de tres ocasiones, a pesar de los intentos fallidos de la Policía por despejar la vía apelando al diálogo con los huelguistas. No hubo heridos, tampoco detenidos, según informaron voceros de la institución policial.

LOAIZA. En tanto, el secretario general del Sutep regional, Wilbert Loaiza, aseguró que fueron víctimas de una represión policial. «No es posible que por culpa del Estado y sus malas decisiones nos tengamos que enfrentar maestros y policías. Nada de esto hubiera ocurrido si hubiéramos sido atendidos por el Gobierno Regional y el Ministerio de Educación», dijo el dirigente, quien aseguró que la protesta era pacífica aunque no precisó cuál era el objetivo de llegar hasta el aeropuerto si en ese lugar no están las autoridades competentes para resolver sus demandas.

PEDIDOS. Los docentes reclaman al Estado el pago de beneficios sociales por luto, sepelio, preparación de clases y otros que se les adeudaría desde hace más de 20 años. Además, exigen que el gobierno regional no solo canalice los pedidos sino que a través de una ordenanza disponga el dinero que se requiere.

AVANCE. Hace más de una semana el Ministerio de Educación dispuso el pago de esta «deuda social», como la denominan los maestros, y para ello la titular Patricia Salas anunció que se elaborarán las listas de los maestros de tal forma que a medio año podrían iniciar con el cronograma de pagos. Además de lograr incluir en el Presupuesto General de la República el monto que demanda cumplir con este reclamo.

Fuente: Diario el Correo