ministra

La ministra de Educación, Patricia Salas, pasó un mal momento en su visita a Chiclayo cuando unas 100 personas, entre alumnos, padres de familia y los propios maestros del colegio Juan Manuel Iturregui, la recibieron con una bulliciosa protesta y le exigieron a gritos la culminación de los trabajos en dicho plantel, donde las obras están paralizadas desde hace medio año.

Ante los airados reclamos de la comunidad educativa, Salas quien había llegado al lugar para inaugurar el colegio Juan Aurich, ubicado en el distrito de Pítipo, en Ferreñafe se refugió cerca de una hora en las instalaciones del hotel Costa del Sol, mientras que los manifestantes exhibían pancartas en las que le exigían que termine las obras iniciadas en los planteles de Chiclayo.

Debido a que los revoltosos se apostaron en las dos salidas del recinto y forcejearon con la Policía para no ser sacados del lugar, se envió un fuerte contingente policial y, así, la ministra pudo salir en su camioneta, en medio de las pifias de los escolares, quienes golpearon el vehículo de Salas y exigieron la inmediata atención de la autoridad.

Víctor Mires Velásquez, director del colegio Manuel Iturregui, señaló que los trabajos en ese plantel comenzaron en enero de 2011 y debieron culminar en diciembre de 2012. Sin embargo, la obra está paralizada desde octubre pasado por falta de presupuesto, ya que se necesitan 10 millones de soles para su culminación.

Rosita Bayona Castro, estudiante de quinto de secundaria del referido centro educativo, indicó que, debido a la situación, desde el año 2011 los dos mil 500 escolares de ese plantel están repartidos en diversos colegios de Chiclayo, donde reciben clases en aulas con precarias condiciones de infraestructura y de seguridad.

Ante los reclamos, Salas aseguró que las obras en el colegio Manuel Iturregui serán culminadas, y anunció que ya se está elaborando el expediente técnico de la obra. Sin embargo, rechazó la violencia con que la recibieron los alumnos y responsabilizó a sus padres por ese comportamiento.

TENGA EN CUENTA

El director regional de Educación, Julio Vásquez, dijo que se podría suspender a los profesores que permitieron que sus alumnos faltaran a clases para participar en la protesta.

La ministra Salas anunció que este año se ha transferido una partida de 45 millones de soles para mejorar la infraestructura educativa de Lambayeque.

Fuente: Perú21.pe

Artículos de interés

DEJA UNA OPINIÓN

Deja tu opinión