¿Estamos a tiempo de evitar que algunos de nuestros alumnos pierdan el año escolar?

0
1582

Estimados docentes: El deficiente rendimiento académico de algunos de nuestros alumnos puede estar asociado a muchas circunstancias, no solo las que se dan en el aula sino también las que tienen que ver con los hogares de donde provienen nuestros estudiantes, el acceso a la escuela, las condiciones para detectar situaciones problemáticas en el aprendizaje, entre otras tantas que pueden incluir, incluso, los fenómenos naturales.
Por otro lado, sabemos que muchos padres no pueden ayudar a estudiar a sus hijos por falta de tiempo y porque en gran cantidad de casos se enfrentados a contenidos que desconocen. Aun con la existencia de internet es muy complicado puesto les es difícil filtrar los contenidos confiables de aquellos incompletos o inexactos. Por ello los maestros estamos llamados a mantener una comunicación continua con el entorno de nuestros alumnos, para poder tejer una red de apoyo que les permita llevar adelante el año escolar con resultados favorables. Todo este esfuerzo debe llevarnos a lograr que ningún alumno pierda el año escolar, eso sería lo ideal, porque como sabemos el fracaso escolar es la génesis de muchos problemas en los individuos y tiene un efecto negativo en su perspectiva de la escuela.
Les recomendamos revisar el siguiente enlace donde incluimos un interesante documento formulado por Unicef Argentina que aborda muchos factores comunes en cuanto al problema de la repitencia escolar.

http://www.unicef.org/argentina/spanish/PROPUESTA_web.pdf

EL DATO:

Cuando falta tan poco para el fin del año escolar los maestros debemos hacer nuestro mejor esfuerzo para:
• Evitar que el niño repita porque se trata de una experiencia traumática para ellos y lo marca negativamente en su trayectoria escolar. Repetir el año escolar genera una baja de autoestima, pérdida de amistades y en muchos casos la deserción escolar.
• Diseñar pruebas alternativas y dar más de una opción para que los alumnos puedan desarrollar pruebas en las materias en las que tuvieron dificultades, con el fin que de descubran dónde se equivocaron, puedan corregir sus errores y finalmente logren captar lo indispensable del curso.
• Comprometer a los padres para que alienten a sus hijos a seguir adelante ofreciéndoles su apoyo incondicional. Además deben ayudarlos a estudiar.
• Crear un calendario de pruebas y temas a tratar en los exámenes finales, el mismo que debe ayudarlos a estudiar con tiempo, así tendrán oportunidad de aclarar sus dudas y estar más confiados para sus exámenes.
• Reunirse con los padres e indicarles cuáles son las debilidades de sus hijos y cómo pueden ayudarlos a mejorar su aprendizaje. Además, siempre es bueno comprometer a los padres en los asuntos escolares de sus hijos.

Fuente: www.bauldocente.pe