educacion

La Dirección Regional de Educación Lima (DRELM) efectúa este año un mayor impulso del Plan de Convivencia Democrática, cuyo fin es mejorar las relaciones interpersonales de la comunidad educativa para elevar los aprendizajes y evitar actos de violencia como el bullying, informó hoy el titular de dicha dependencia, Marcos Tupayachi.

Explicó que dicho plan, de acuerdo a ley, debe ser implementado por todas las instituciones educativas públicas y está orientado a articular acciones de maestros y estudiantes en cuatro acciones claves o estratégicas.

Indicó que la primera acción es hacer un diagnóstico de los núcleos o focos de violencia que existen en la institución educativa, así como hacer una evaluación de las formas de violencia o características que existen en la misma.

La segunda consiste en establecer las estrategias a implementar en la escuela para mitigar los focos de violencia, y efectuar un trabajo permanente con el maestro y los padres de familia.

“La convivencia diaria debe ser reportada por el maestro, pero el docente considera que esto no forma parte del aprendizaje cuando en realidad sí lo es. Un niño no puede estudiar bien, si no está bien emocionalmente. Esta iniciativa se orienta a humanizar la escuela”, puntualizó.

En esa línea indicó que, precisamente, en el examen de contratación de docentes de este año una de las preguntas fue: ¿Qué tipo de clima debo instalar en el aula para optimizar o para hacer que sea mejor el aprendizaje de los escolares?.

Por ello, es importante que los docentes vean con especial atención las cuestiones emocionales de los alumnos, pero también es clave la participación de los padres de familia, y con todos esos elementos plantear estrategias de intervención”, dijo.

En ese sentido -apuntó- también se efectúa un trabajo de atención y seguimiento en caso el niño haya sido objeto de agresión, y de inmediato se inicia un proceso de articulación con los Ministerios de Salud y de la Mujer y Poblaciones Vulnerables.

A esto se suma un tercer paso que contempla a nivel de Ministerio Público y ocurre cuando el equipo del Minedu está al tanto si el agresor ha sido sancionado y si la persona agredida está recibiendo la atención psicológica debida.

Tupayachi señaló que todos los colegios están obligados a tener dentro de su plan de trabajo un plan de mejora de aprendizajes, un plan de alimentación y salud escolar articulado, un plan de gestión de riesgos, así como un plan de convivencia democrática.

El plan de convivencia democrática se articula con el Sistema Especializado para la Atención de casos de Violencia Escolar “SíseVe”, que forma parte de la Estrategia Nacional contra la Violencia Escolar, enfatizó finalmente.

Fuente: ANDINA

Artículos de interés

DEJA UNA OPINIÓN

Deja tu opinión