Más de 250 inspectores de sector educación verificarán buen inicio de clases en Lima

0
1537

Más de 250 inspectores del ministerio de Educación, la Dirección Regional de Educación de Lima Metropolitana (DRELM) y de las Unidades de Gestión Educativa Local (UGEL) verificarán mañana el buen inicio del año escolar 2012 en la capital, se informó hoy.

El titular de la DRELM, Marcos Tupayachi Cárdenas, señaló que estos representantes del sector Educación recorrerán de manera inopinada los locales escolares y constatarán en el lugar si las clases se desarrollan sin inconvenientes.

En diálogo con la agencia Andina, el funcionario dijo que esta inspección se da en el marco de la campaña ‘Por el Buen Inicio del Año Escolar’ que promueve el ministerio de Educación.

La campaña busca que los alumnos de las escuelas públicas tengan a su profesor en aula; cuenten con textos y materiales educativos entregados gratuitamente por el Estado; y estudien en colegios en buenas condiciones de infraestructura, anotó.

Tras cumplir hoy una jornada de supervisión a diversos colegios de la capital, el funcionario señaló que más del 90% de los 350 locales escolares inspeccionados por la DRELM en esta etapa previa al inicio de clases está en buenas condiciones para acoger a los alumnos.

Algunos comenzarán después

Sin embargo, Tupayachi Cárdenas adelantó que en algunos centros educativos públicos y privados, las clases deberán comenzar después del 1 de marzo, dado que presentan condiciones de alto riesgo en su infraestructura establecidas por Defensa Civil.

A modo de ejemplo, indicó que se trata del colegio Juana Alarco de Dammert, ubicado en el jirón Cusco (Centro de Lima), cuyo inmueble está en condición ruinosa, siendo un alto riesgo para la comunidad educativa que trabaja y estudia allí.

“En este caso hemos dispuesto el cierre temporal del local y que las clases empiecen el 12 de marzo. Sus alumnos serán trasladados a la institución educativa República de Paraguay y estudiarán allí hasta que el colegio Juana Alarco sea rehabilitado”, manifestó.

Otra decisión similar fue tomada con el colegio San José de Artesanos -localizado en la cuadra uno del jirón Ayacucho, Lima Cercado- donde un pabellón destinado a la educación Inicial y Primaria no reúne las condiciones para garantizar la seguridad de los alumnos.

“A diferencia del caso anterior, en este plantel los alumnos permanecerán en el colegio -donde hay suficiente espacio- y solo ocuparán aulas libres de otros pabellones que sí están en buen estado hasta que se rehabiliten las áreas afectadas. Aquí las clases comenzarán el 5 de marzo”, dijo.

El titular de la DRELM refirió que se habían registrado ocho casos de colegios que presentaron observaciones en materia de defensa civil relacionadas con instalaciones eléctricas defectuosas, existencia de cables mellizos, extintores vencidos, interruptores y llaves inadecuadas, entre otras.

No obstante, aclaró que estas observaciones fueron levantadas por los directores con los recursos económicos asignados por el sector Educación, en el marco del programa de mantenimiento preventivo.

“En un segunda visita, efectuada tanto por inspectores del municipio de Lima y de la UGEL respectiva, se verificó que se hizo las correcciones respectivas”, anotó.

Colegios privados

En el caso de colegios privados, Tupayachi dijo que se dispuso el cierre de los colegios Albert Einstein y Francisco Cadenillas, ubicados en Lima Cercado, los cuales presentaban problemas de infraestructura.

Explicó que en el primer caso, el techo en condición precaria se había desplomado hace unos días. Ante ello se dispuso la reubicación de los alumnos para no afectar el inicio del año escolar.

En el segundo caso, el local adolece de una falta total de mantenimiento en su infraestructura, por lo que el municipio determinó el cierre del colegio y se dispuso la reubicación de los estudiantes para que no se retrasen en las clases.

Al respecto, el funcionario hizo un llamado al sector privado para que actúe con responsabilidad al asegurar la prestación de un servicio de calidad con ambientes seguros y adecuados para la enseñanza.

De otro lado, Tupayachi refirió que en el marco de la fiscalización del proceso de matrícula, realizada en forma conjunta con el Indecopi, se inició proceso administrativo contra nueve instituciones educativas privadas.

Aclaró que el sector Educación sí tiene potestad para inhabilitar de forma temporal o definitiva a los directores de los planteles que incurran en infracciones a las normas vigentes.

“Hemos encontrado casos en los que los colegios carecen de autorización de funcionamiento y por ello se dispuso el cierre inmediato del plantel. En este caso existe responsabilidad de carácter penal y puede recibir una sanción económica de hasta 100 UIT”, acotó.

Fuente: Andina