alumnos de inicial

El ex ministro de Educación de Chile y reconocido investigador, Ernesto Schiefelbein Fuenzalida, consideró que la mejor manera de elevar los niveles de aprendizajes, especialmente en lectoescritura, es asignando los mejores profesores de cada institución educativa a la enseñanza del primer y segundo grado de Primaria.

Esta etapa de la vida escolar, dijo, es clave en el proceso de aprendizaje del educando porque es donde se da el cambio de una educación inicial de preparación hacia otra en la que comienza el escolar a adentrarse en los misterios de cómo leer y comprender y para esto requiere contar con los mejores profesores.

Durante su conferencia denominada “La Evaluación Docente en el marco de las Políticas Públicas” realizada en el IV Coloquio de la Red Iberoamericana de Investigadores sobre la Evaluación de la Docencia (RIIED), organizado por la PUCP y el Ministerio de Educación, Schiefelbein Fuenzalida comparó la responsabilidad de los maestros que enseñan los primeros grados mencionados con la de un tallador de diamantes.

El que efectúa los primeros cortes, es quien determina el nivel de aprovechamiento que se obtendrá de la piedra”, puntualizó el pedagogo.

Señaló que esta alternativa no tiene costo adicional, sólo habría que buscar un mecanismo mediante el cual tanto el director como los profesores y padres de familia de cada institución educativa puedan elegir a los mejores maestros.

Añadió que normalmente los mejores profesores enseñan en los grados superiores y habría que ver la manera de asignarles estímulos y reconocimientos.

Tras calificar como excelentes las prioridades asignadas por el Ministerio de Educación a la enseñanza de Matemática, Comunicación y Formación Ciudadana, Ernesto Schiefelbein dijo que los bajos niveles de comprensión lectora registrados en América Latina impiden los aprendizajes posteriores de otras materias.

Si los estudiantes no comprenden un problema es difícil que puedan plantear una solución en forma matemática, añadió.

Resaltó que esta situación se percibe a nivel de toda la población. Citó un estudio de alcance internacional en el cual se determinó que tanto en Chile como en el resto de países de la región, solo el 20% de las personas son capaces de recabar información antes de tomar decisiones inteligentes en cualquier aspecto de sus vidas. En los países desarrollados, este índice es superior al 70%.

De otro lado, el ex funcionario del gobierno chileno consideró un problema muy serio diseñar un sistema de evaluación de docentes que mida el total de características que debe cumplir un maestro para ser considerado bueno.

De 20 cualidades que he recopilado, dijo, encuentro que solo dos son medibles pero requieren perfeccionamiento: Nivel de aprendizaje de los alumnos y asistencia regular a clases. Indicó que los otros aspectos tienen que ver con características profesionales y aspectos subjetivos difíciles de medir como trato agradable, entusiasmo por enseñar y motivar a sus alumnos, confianza en que los alumnos aprendan, entre otras variables.

Comentó que en 42 estados de los Estados Unidos de Norteamérica donde se evaluó a los profesores para acreditarlos y puedan dictar clases, se descubrió últimamente que no hay correlación alguna entre los puntajes que obtienen en las pruebas y lo que después aprenden sus alumnos.

Fuente: ANDINA

Artículos de interés

DEJA UNA OPINIÓN

Deja tu opinión