examen contrato

El Ministerio de Educación reconoce que no tiene una manera certera de conocer cuán unificada es la evaluación de profesores.

Un profesor de Piura que desaprobó con 06 el examen de contrato docente podría estar mucho más capacitado que uno que sacó 19 en Pucallpa. Así de incierta es la evaluación de los maestros, como también el destino de los millones de niños que comenzarán el año escolar en menos de dos meses.

El Ministerio de Educación, hasta la fecha, no tiene una manera certera de conocer cuán unificada es la evaluación de los profesores del Perú. Es previsible, ante ello, que la Ley de Descentralización, que permite a cada gobierno regional ser responsable de los exámenes de evaluación de sus docentes, pudo haber sido un disparo en el zapato para todo el sector educativo del país.

“Necesitamos herramientas que permitan decir que el que sacó 12 en Piura es igual al que sacó 12 en Tumbes. Ahora no podemos decir eso. Hay una diversidad muy grande. Necesitamos mejorar nuestras herramientas y nuestras capacidades de evaluación. El que esto se vaya haciendo de manera descentralizada ha generado en algunos lugares capacidades buenas; sin embargo, no todos los gobiernos regionales están al mismo nivel”, sostuvo Jorge Arrunátegui, director general de Desarrollo Docente del Ministerio de Educación.

“Falta hacer que esa prueba mida adecuadamente las capacidades de los docentes”, agregó el funcionario. Una de las aparentes consecuencias de esta falta de estandarización entre las pruebas de maestros de los 26 gobiernos regionales es lo sucedido en Tumbes el último sábado 1 de febrero.

El viceministro de Gestión Pedagógica, Martín Vegas, confirmó que hubo fallas técnicas en el examen de contratación docente tomado el sábado pasado a 1.361 profesores de Tumbes y que arrojó notas desaprobatorias para el total de evaluados.

CRÍTICAS

Muy al margen del grave error de calificación que afectó la imagen de cientos de postulantes en Tumbes, los expertos en materia académica insisten en que una prueba escrita nunca será una herramienta suficiente para evaluar las capacidades de los docentes.

Controlar situaciones difíciles en aulas, manejar una buena empatía y comunicación con los alumnos y la capacidad de enseñar no puede medirse con preguntas con alternativas, según Sigfredo Chiroque, investigador del Instituto de Pedagogía Popular.

Al respecto, Jorge Arrunátegui explicó que evaluar a cada postulante mediante entrevistas no sería posible por el enorme flujo de docentes que participa.

“Lo que se busca entonces es que estas pruebas no sean memorísticas. Buscan probar el criterio pedagógico del profesor para resolver situaciones que se dan en el aula, con tres o cuatro alternativas. Entrevistar a docente por docente es una manera mucho más rica de evaluar, pero estamos hablando de entrevistar a 150.000 postulantes para elegir a 52.000”, dijo.

¡QUÉ OPINA AL RESPECTO ESTIMADO COLEGA?

Artículos de interés

1 OPINIÓN

  1. Lo que sucede es que primeramente se debe capacitar a los evaluadores para que ellos aprendan a evaluar a los docentes. Lo mismo sucede en los cursos que se dictan virtualmente, se otorga certificados con notas altas a aquellos profesores que no participan o no fundamentan su participación y se desaprueban a los que se esfuerzan en presentar bien su trabajo.

Deja tu opinión