La nueva Ley de Reforma Magisterial plantea cuatro tipos de evaluaciones para los docentes y solo una será obligatoria, la de desempeño docente, que se tomaría recién en el 2016 por ser un requisito indispensable para el ascenso.

Hasta entonces, el Ministerio de Educación brindará la capacitación necesaria y las facilidades del caso a los docentes para su familiarización con los sistemas de evaluación.

“Significa que tendrán un tiempo para capacitarse. No es cierto que la ley quiera arrasar con la estabilidad laboral ni derechos de los maestros”, sostiene el asesor de la Alta dirección del Minedu, José Caro Meléndez, al analizar los 22 primeros artículos del proyecto de ley que está en manos del Ejecutivo para su promulgación.

Las otras tres evaluaciones son para el ingreso a la carrera pública, para el ascenso –que tiene en cuenta la capacitación y los cursos y otros títulos profesionales– y para el acceso a cargos de las áreas de desempeño laboral.

Según la norma, la evaluación de desempeño docente o de permanencia en el cargo se puede tomar hasta con tres años de diferencia entre uno y otro examen, y es la más temida por los maestros porque solo tendrán, ahora, tres oportunidades para aprobar. De lo contrario deberán abandonar la carrera magisterial.

En tanto, la evaluación para el ascenso es anual y no obligatoria ni punitiva. Un maestro podría hasta jubilarse sin dar esa evaluación si así lo desea; pero es alguien que no quiere ascender y, por tanto, no accede a una mejora remunerativa.

El próximo año habrá dos evaluaciones extraordinarias de ascenso para los 235 mil profesores, de los cuales 195 mil están inmersos en la Ley del Profesorado y 40 mil que tienen título profesional pero  no alcanzaron formar parte de esa ley que está sin presupuesto desde el 2007. De esos 40 mil, unos 16 mil no tienen título profesional y, según la nueva ley, están obligados a obtenerlo en un plazo de dos años para permanecer en la carrera pública.

En esas dos evaluaciones el tope es el sexto nivel. Los dos últimos niveles aún quedarán, por el momento, vacíos. En tanto, los que están inmersos en la Ley de Carrera Pública serán ascendidos en un nivel de manera automática.

Para el secretario de Comunicaciones del Sutep, Lucio Castro, esta evaluación y las ocho escalas no garantizan una mejora remunerativa inmediata porque pasarán muchos años para que un profesor pueda ascender. Además, señala su preocupación por que la ley no señala el número de vacantes para cada uno de los niveles ni los presupuestos para su financiamiento.

Fuente: La República.pe

Artículos de interés

DEJA UNA OPINIÓN

Deja tu opinión