Idel Vexler

En el Congreso está debatiéndose un proyecto de Ley de Organización y Funciones del Sector. Este trae consigo cambios, tales como la creación de dos viceministerios: El de Educación Básica y el de Educación Superior. Es un acierto que las direcciones que tienen que ver con la gestión pedagógica e institucional de los colegios estén adscritas al despacho de Básica. Sin embargo, creo que el otro viceministerio estaría, en la práctica, asumiendo las funciones de la actual Dirección General de Educación Superior y Técnico-Profesional. Por eso, que en diferentes foros se ha sugerido que sea de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación, salvo que se vaya a crear un viceministerio o un ministerio específico. Naturalmente que en el ámbito de sus competencias no puede ni debe ir en contra de la autonomía universitaria.

La Secretaría General siendo una instancia operativa en lo administrativo y en la ejecución presupuestal no debiera tener el mismo rango que los viceministerios que son los que proponen y dirigen las políticas educativas en sus respectivas áreas. En todo caso debe tener voz y no voto en la alta Dirección.

Sin duda, debe haber una nueva organización para las funciones, entre otras, de planificación, administración de personal y abastecimiento, gerencia legal y financiamiento y ejecución del gasto que permitan una gestión educativa eficiente, principalmente la pedagógica, que constituye la ” razón de ser” del Ministerio de Educación. Es bueno reconocer que se ratifica la centralidad y autonomía de la escuela, como instancia de la descentralización educativa.

Sin embargo, parece que el área pedagógica estaría por ser “organizada”, desapareciendo direcciones pedagógicas transversales para todo el sistema educativo, con el fin de integrarlas como “grupos de trabajo” a la Educación Básica Regular, entre otras, la de Educación Intercultural Bilingüe y Rural; la de Tecnologías Educativas; la de Promoción Escolar, Cultura y Deporte; la de Educación Ambiental, así como el componente de la Educación Inclusiva para personas con discapacidad (que pertenece a la Dirección General de Básica Especial).

Habría la intención de desaparecer a la Dirección Nacional de Tutoría y Orientación Educativa -creada el 2006- para hacerse cargo de aspectos tan importantes en la formación de nuestros estudiantes como, por ejemplo, la violencia escolar y el bullying; la prevención de las conductas de riesgo; la convivencia escolar, la disciplina y el buen trato; la educación sexual integral, donde el modelo peruano es pionero en la región; la educación en seguridad vial ; y la orientación y acompañamiento vocacional. Tareas que cumple satisfactoriamente durante sus años de existencia.

Por lo señalado, es conveniente que en la nueva organización del Minedu que se establezca, tanto en la ley y su reglamento, primen los saberes técnico-profesionales de gestores públicos con experiencia pues, de lo contrario, se podría generar una desorganización, particularmente en la gestión pedagógica. Cuidado con los ensayos teóricos. Las autoridades tienen la palabra.

Idel Vexler

Fuente: Dirio Correo.pe

Artículos de interés

DEJA UNA OPINIÓN

Deja tu opinión