noticia

La ministra de la Mujer y Poblaciones Vulnerables, Carmen Omonte, anunció hoy la firma de un acuerdo entre el Programa Nacional Yachay y una empresa privada que permitirá brindar trabajo a las madres de niños de este programa a fin de que ellos puedan dejar de trabajar en las calles.

“El trabajo infantil en calle es un problema que no demanda solo la actuación de un sector, sino que requiere la confluencia organizada de todo el sector público, privado y de la población en general para proteger, desde nuestros hogares, el cumplimiento de los derechos que tienen los niños, niñas y adolescentes, de vivir una vida digna, con educación, salud, y de respeto por su integridad física y moral”, sostuvo.

Omonte encabezó la campaña “La calle no es su lugar”, celebrado en la Plaza San Martín, en víspera de conmemorarse el Día Mundial contra el Trabajo Infantil.

A través de este acuerdo, el Grupo EULEN, de origen español, se compromete con Yachay en buscar la vacante ideal para que adolescentes en edad de trabajar, madres, padres o tutores de los niños y niñas de Yachay puedan ser insertados, capacitados para el oficio y realizar el seguimiento para validar la adaptación del colaborador al puesto ocupado.

Omonte señaló que una de las razones de que niños, niñas y adolescentes estén trabajando en las calles, según los padres, es la falta de ingresos familiares.

“El Programa Yachay en la búsqueda de la restitución de los derechos de los niños, niñas y adolescentes en situación de calle tiene como estrategia ayudar a mejorar los ingresos familiares con la finalidad de que este grupo poblacional deje las calles y pueda dedicarse a lo que por su edad le corresponde, como es estudiar, jugar y dar los pasos necesarios para un buen proyecto de vida”, afirmó.

En tal sentido, la titular de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (MIMP) saludó el compromiso del Grupo EULEN, líder en la prestación de servicios generales a empresas en nuestro país, por convertirse en aliado estratégico del Ministerio en su política de insertar en el mercado de trabajo a personas en situaciones precarias.

Yachay acompañará a las familias en el proceso de inserción laboral y vigilará que sus hijos dejen de trabajar. El acuerdo comenzará con Yachay pero la intención es que alcance después a otros programas del MIMP dirigidos a poblaciones vulnerables.

Defensores públicos

Omonte anunció también la firma de un convenio de cooperación entre Yachay y el Ministerio de Justicia, para el servicio legal gratuito y defensa de niños, niñas y adolescentes en situación de calle, a fin de salvaguardar la defensa de sus derechos y no se permita la explotación de que son víctimas por parte de personas adultas.

“Mano dura y todo el peso de la Ley a todas aquellas personas que se encuentren explotando a niños, niñas y adolescentes”, dijo Omonte añadiendo que los niños, niñas y adolescentes tendrán “defensores públicos” exclusivamente para velar por sus derechos.

La campaña contra el trabajo infantil “La calle no es su lugar” se dio en el marco del Día Mundial contra el trabajo infantil que se conmemora cada 12 de junio.

Esta campaña busca disminuir la presencia de los niños, niñas y adolescentes que trabajan en las calles, sensibilizar a los padres de familia sobre su rol protector, que los gobiernos regionales y locales incorporen acciones dirigidas a la protección de esta población expuesta a los peligros de la calle y también hacer un llamado a los comerciantes para que no usen a sus hijos como herramientas de trabajo.

A través de Yachay se ha atendido al mes de abril de 2014 a 4,413 niños y adolescentes en situación de calle. El 96.2 % de los niños atendidos cuentan ahora con DNI; el 97.4 % de los beneficiados asisten a la escuela y el 71% están cubiertos por el Seguro Integral de Salud (SIS).

Fuente: Andina

Artículos de interés

DEJA UNA OPINIÓN

Deja tu opinión