“El martes no hay clases, la huelga continúa”, es una de las frases que vociferaron los más de 800 docentes afiliados al Sute-Santa que se rehúsan a suspender la huelga.

Para radicalizar su protesta bloquearon la avenida José Gálvez durante 40 minutos, pero fueron desalojados con bombas lacrimógenas.

DECISIÓN.

En una reunión los profesores acordaron seguir con la medida de lucha porque consideran que no han resuelto sus exigencias.

El secretario general del Sute-Santa, Cornelio Varillas Gonzales, indicó que la dirigencia liderada por René Ramírez no logró que se retire el proyecto de la Reforma Magisterial.

“No ha conseguido la estabilidad laboral, el pago del 30% de preparación de clases, ni el aumento del presupuesto para el sector Educación”, señaló.

TRAICIÓN. De otro lado, Varillas Gonzales calificó como traición la suspensión de la medida. “El Sutep ha traicionado las expectivas de los maestros y los padres de familia y alumnos”, sostuvo.

El dirigente anunció que se desafiliarán del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del Sute y Derrama Magisterial.

DATO

Los transeúntes y pasajeros fueron los más afectados por los gases lacrimógenos que lanzaban los efectivos. Las 200 bases en la provincia no darán clases.

Fuente; Diario Correo

Artículos de interés

DEJA UNA OPINIÓN

Deja tu opinión