simulacro sismo

La representante de Unesco en el Perú, Magaly Robalino, planteó incluir la cultura de prevención de desastres, por ejemplo frente a un terremoto o tsunami, en los programas de enseñanza escolar y también en la formación docente en universidades o institutos pedagógicos.

La funcionaria indicó que el sector Educación tiene la responsabilidad de construir una cultura de prevención y llevar el mensaje de reducción de riesgos de desastres naturales y sismos, de la manera más comprensible para la población.

Consideró que es importante formar a los futuros docentes y los que ejercen la profesión en esta materia, pues por medio de recursos educativos y técnicos dotan a sus alumnos de información y aptitudes que los protegen de un desastre.

“Es necesario integrar la reducción de riesgos de desastres en planes de estudio y en programas escolares. Ya ocurre en algunas países de la región, en donde los maestros de las escuelas ya los elaboran. Desde hace varios años Unesco trabaja este tema con apoyo de la comunidad europea”, comentó a la agencia Andina.

Durante el taller subregional titulado “Estrategias para incluir la gestión de riesgos de desastres en el sector Educación”, Robalino Campos dijo que parte de la tarea de los profesores es comunicar a sus alumnos la cultura del auto cuidado y cuidado de la familia y comunidad e informar sobre los riesgos de las amenazas.

Manifestó que los simulacros son positivos, definitivamente, pero se realizan tres veces al año; en cambio, añadió, cuando se dicta un curso y hay una preparación constante del tema, sí es posible afianzar una cultura de prevención.

La especialista en Educación de la oficina regional de Unesco, Astrid Hollander, manifestó, por su parte, que por ser agentes de cambio de comportamiento de los estudiantes, los docentes tienen que asegurar en ellos habilidades emocionales también para fortalecerlos como actores de la gestión de riesgos.

“La amenaza multiplicada por la vulnerabilidad entre la capacidad de manejo del riesgo, es la fórmula del riesgo. Mientras más tempranamente se instale la cultura de gestión de riesgos en los maestros, desde su formación inicial y su formación continua, los mensajes integrales se multiplicarán en sus alumnos”. agregó.

La funcionaria de la Oficina Nacional de Emergencia del Ministerio del Interior y Seguridad Pública de Chile (Onemi), Consuelo Cornejo, comentó que con el sector Educación trabajan un plan nacional integral de seguridad escolar, su diseño y ejecución en todas las unidades educativas, y desarrollan diplomados y maestrías en universidades para la formación continua de los maestros.

Sobre el sismo ocurrido en su país el martes en la noche, la funcionaria dijo que gracias a una cultura de prevención que impulsa el Estado desde el 2002 los efectos no fueron fatales. “Los seis fallecidos y la masiva evacuación de la gente por amenaza de tsunami, son el resultado de una labor educativa de autocuidado y protección en la población”.

Según datos que maneja UNESCO más de 226 millones de personas en el mundo sufren por lo menos los efectos de un desastre cada año, y más de 680 mil, fallecieron en un terremoto durante la década 2000- 2010 debido fundamentalmente a las deficiencias de construcción de casas y edificios.

Fuente: Andina

Artículos de interés

DEJA UNA OPINIÓN

Deja tu opinión